WhatsApp do Vestiprovas
Compartilhar

Responder Questão:

Minas Gerais UEMG 2013.1 Questão: 53 Espanhol Geral 

A la deriva

El hombre pisó algo blancuzco, y en seguida sintió la mordedura en el pie. Saltó adelante, y al volverse con un juramento vio una yararacusú que, arrollada sobre sí misma, esperaba otro ataque.

El hombre echó una veloz ojeada a su pie, donde dos gotitas de sangre engrosaban dificultosamente, y sacó el machete de la cintura. La víbora vio la amenaza, y hundió más la cabeza en el centro mismo de su espiral; pero el machete cayó de lomo, dislocándole las vértebras.

El hombre se bajó hasta la mordedura, quitó las gotitas de sangre, y durante un instante contempló. Un dolor agudo nacía de los dos puntitos violetas, y comenzaba a invadir todo el pie. Apresuradamente se ligó el tobillo con su pañuelo y siguió por la picada hacia su rancho...

Llegó por fin al rancho y se echó de bruces sobre la rueda de un trapiche. Los dos puntitos violeta desaparecían ahora en la monstruosa hinchazón del pie entero. La piel parecía adelgazada y a punto de ceder, de tensa. Quiso llamar a su mujer, y la voz se quebró en un ronco arrastre de garganta reseca. La sed lo devoraba...

— Bueno; esto se pone feo — murmuró entonces, mirando su pie lívido y ya con lustre gangrenoso. Sobre la honda ligadura del pañuelo, la carne desbordaba como una monstruosa morcilla.

Los dolores fulgurantes se sucedían en continuos relampagueos y llegaban ahora a la ingle. La atroz sequedad de garganta que el aliento parecía caldear más, aumentaba a la par...

La pierna entera, hasta medio muslo, era ya un bloque deforme y durísimo que reventaba la ropa. El hombre cortó la ligadura y abrió el pantalón con su cuchillo; el bajo vientre desbordó hinchado, con grandes manchas lívidas y terriblemente doloroso.

El hombre pensó que no podría jamás llegar él solo a Tacurú-Pucú, y se decidió a pedir ayuda a su compadre Alves, aunque hacía mucho tiempo que estaban disgustados...

— ¡Alves! — gritó con cuanta fuerza pudo; y prestó oído en vano.
—¡Compadre Alves! ¡No me niegue este favor! — clamó de nuevo, alzando la cabeza del suelo. En el silencio de la selva no se oyó un solo rumor. El hombre tuvo aún valor para llegar hasta su canoa, y la corriente, cogiéndola de nuevo, la llevó velozmente a la deriva...

Allá abajo, sobre el río de oro, la canoa derivaba velozmente, girando a ratos sobre sí misma ante el borbollón de un remolino...

De pronto sintió que estaba helado hasta el pecho... El hombre estiró lentamente los dedos de la mano. — Un jueves...Y cesó de respirar.

Horacio Quiroga, uruguayo. Cuento adaptado.

 

Relacione las expresiones idiomáticas de la izquierda, extraídas del texto, con su correspondiente significado. Enseguida elija la opción adecuada.

1. echó una ojeada                      ( ) y profiriendo una palabrota

2. y al volverse con un juramento  ( ) una cosa blanca sucia con manchas

3. se echó de bruces                    ( ) dio una mirada rápida sin fijarse mucho

4. algo blancuzco                         ( ) se tendió bocabajo en posición horizontal

5. a ratos                                   ( ) inútilmente o sin efecto

6. en vano                                 ( ) en unos momentos sí y en otros no



TEMPO NA QUESTÃO

Relógio00:00:00

Gráfico de barras Meu Desempenho

Espanhol Geral

Total de Questões: ?

Respondidas: ? (0,00%)

Certas: ? (0,00%)

Erradas: ? (0,00%)

Somente usuários cadastrados!

Postar dúvida ou solução ...